El Campeonato Mundial de Superbike inició su temporada en Philip Island donde se vieron

serie de carreras muy disputadas con diversas escuderías peleando por la victoria y finales

cerrados.

El nivel de paridad entre pilotos y marcas fue tal que realmente hubo que buscar en las

milésimas para ver  algunos detalles. Es aquí donde se dejan de lado los números y entra  en juego

ese plus que posee cada uno e involucra el aspecto mental  y la habilidad en la lucha cuerpo a

cuerpo.

 

El fin de semana comenzó con Redding y su Ducati como dominadores  pero, a la hora de

clasificar, fueron Tom Sykes y la BMW S 1000 RR, quienes registraron un récord absoluto

(01:29.230, con gran parcial 2)  en una jornada con poco viento (algo infrecuente en este trazado).

Para destacar, además del rendimiento  general de la moto alemana, la poca velocidad máxima

que desarrolló (309 km/h), lo superaron 18 participantes (sólo cuatro no  lo hicieron). Debe

evolucionar allí y en el consumo el neumático.

A la hora de la Race 1 empezaría  el verdadero  espectáculo. Un lote de protagonistas

luchando por el primer escalón del podio.

Hubo siete girando, hasta la bajada de la bandera a cuadros , en promedio de 01:31.9  y

01:32:1. Es decir, encerrados en 0,2 seg.

Si “hacemos un zoom” en los tiempos de los parciales, en muy pocas ocasiones hubo

diferencias de décimas, teníamos que ir a las centésimas. Asombroso.

Nos trasladamos a la Superpole Race, con idénticas condiciones de pista (20º de temperatura

ambiente y 34º en el asfalto), y las tablas fueron idénticas.

No conformes con esto, traté de encontrar diferencias ya no en corredores sino en las

distintas fábricas, a ver si las diversas características  de cada modelo nos indicaban algo.

Resultado? Negativo . Inclusive la Honda CBR 1000 RR-R pareciera estar a la altura y no en una

etapa de desarrollo. Según, palabras de los ingenieros, deberán trabajar en la entrega

de potencia, principalmente en las curvas de alta velocidad.

 

 

Sin embargo, hubo un aspecto indicativo que nos arrojó algo, el de las velocidades máximas.

Como verán las Honda son referencia, corren y mucho. En Kawasaki, que también fueron muy

elevados, elegimos los de Lowes, beneficiado por, como dirían los españoles, el “rebufo”/succión.

Yamaha (que no suele destacarse en este ítem tanto en WSBK como en MotoGP) y Ducati. Me

sorprendió la casa italiana. No es que anduvo mal sino que el año pasado era un cohete. Para

finalizar, se encuentra la casa germana que sí podemos decir que le faltaría  evolucionar este ítem.

 

Con todo esto, nos trasladamos a la última prueba del fin de semana.”.Aquí, habría

una variante respecto a las sesiones anteriores, la temperatura había ascendido hasta  los 31º y el

asfalto tocó los 41º.

¿Qué consecuencia trajo esto? Menos grip y, por ende, un ritmo más lento. El lote se compactó

aún más ya que los líderes  giraron, en promedio, 1,4 seg más despacio mientras algunos de los que

luchaban por acceder a ese grupo,   sin poder explotar el potencial de su moto,  no sufrieron tanto.

Tal fue el caso de Chaz Davies, que terminó  5to. De nuevo  ocho competidores en 2 décimas  y

diferencias en milésimas. Hasta el 4to casi que empataron en el promedio.

Ahora, son tan parejas las WSBK?. Por un lado, sí considero que hay nivel de igualdad

tremendo. Por el otro, hay que tener en cuenta el lugar donde se inició el torneo. Philip Island, por

sus características, suele ofrecer este tipo de espectáculos. Un dibujo veloz (más de170 km/h de

promedio) y un asfalto abrasivo que invita a cuidar el neumático hasta el final. Generalmente, se

forman grandes filas hasta casi los pasos por línea de meta donde cada uno exhibe sus armas.

Quien arriesgue o desgaste prematuramente sufrirá las consecuencias más tarde. Es por  ello

que, en la Race 2, de los primeros 13 competidores, 8 marcaron una vuelta  rápida más eficaz que

la del  ganador.

 

Es decir, no estoy seguro que hubiese ocurrido semejante espectáculo en otro

escenario. Es muy prematuro hacer un análsis. El lugar de la carrera y el muestro

hacen que sea insuficiente como para afirmar algo.

A su vez, vemos gran cantidad de conjuntos con notable potencial. Kawasaki,

como siempre, es la referencia a batir.  Yamaha y Ducati continúan fuertes y con

incorporaciones veloces  (Razgatlioglu y Redding) mientras que Honda debe

evolucionar un poco con el grip. Los condimentos están.

Fernando Chiesa