Al inicio de cada temporada los equipos se proponen un objetivo a cumplir. Estar entre dentro

del  «top doce» del campeonanto luego de diez fechas, prácticamente en todas las categorías,

parece una meta accesible

Uno podría pensar que si disponen de un buen conjunto piloto/auto no habría mayores

complejidades pero no es así. En una de ellas es sumamente complejo: el Turismo Carretera.

Es una batalla inmensa frente a más de 20 rivales con capacidades similares que se diferencian

en detalles mínimos. Retrasarse unas décimas implica la posibilidad de quedar fuera del

juego. Son varias las causas que provocan esta intensa lucha «todos contra todos».

Antes de extenderme, haré un breve comentario de cómo se ingresa a la tan ansiada «Copa de

Oro». «Disputadas 10 pruebas iniciales del calendario clasificarán los doce primeros de

la tabla de posiciones» (luego se incorporan  tres más en la última plaza pero no voy a explicar

esa parte).Tras unos cambios en la puntuación de cada participante, disputan 5 fechas más

que definirán quien es el campeón.

Dicho esto comenzaré a tratar de comprender el porqué es tan difícil obtener una «simple

doceava colocación»

Una de las razones es la paridad. Para demostrarlo analicé todas las vueltas lanzadas en carrera

de cada corredor. No incluí registros anómalos (con alguna falla mecánica o despiste) ni

giros afectados por el coche de seguridad. A partir allí, tomé como parámetro a cuanto transita

cada inscripto, en promedio, del líder. En el cuadro de abajo, por ejemplo, el valor 0 sería para el

ganador.

Nota: Urcera suele ser siempre quien está más cerca de ganar la competencia. Werner

suele estar a 0,45 décimas y  a 0,245 del piloto del JP Carrera

 

Este es el potencial, recuerden que es un promedio que demostró cada uno hasta aquí. No son

los números de la verdad porque con tener un mal fin de semana y circular a varios segundos de la

punta lo afecta (como el caso de Rossi en Rafaela, seguramente más adelante quedará en el

top 12), pero nos indican una tendencia.

Como verán, si bien hay un grupo compacto, puede observarse que desde Silva (7mo en

esta lista) hasta el nro 14 todos entran en la misma décima.

Esta lista tampoco refleja con exactitud el ranking pero se aproxima bastante.   Si uno de los

protagonistas no pasa por la bandera a cuadros no suma puntos pero yo sí lo incluyo en el

muestreo.

Un claro ejemplo es justamente el chaqueño.

Juan Cruz Benvenuti se encuentra 11 en esta enumeración y  13 en el

torneo a 2 puntos de Trucco.

A esta igualdad de perfomance hay que sumarle un factor que agrava la situación, la dificultad

del sobrepaso. Por ello, es  fundamental el trabajo realizado durante las sesiones de viernes y

sábado.  Lo que se pierde en esas tandas, cuesta recuperarlo el domingo.

Así, si analizamos las Qualys veremos una tendencia similar. Cabe destacar en esta etapa

en ocasiones, encontramos hasta 5/6 conductores en la misma décima y, de manera habitual, 24

en un segundo. A veces, puede dejar un sabor amargo si pensamos que por milésimas toca largar

5 casilleros más atrás.

Ni hablar si están teniendo un fin de semana no perfecto. Con perder un poco, los supera una lista

interminable de oponentes directos.

Si nos centramos en las «fast laps», no pondré el cuadro para no abrumar con

números, el orden es similar, con Urcera al frente pero sorprende el rápido Juan Cruz

Benvenuti, segundo.

Por último, queda por mencionar un aspecto importantísimo que produce esa

diferencia entre el ritmo posible y  su sitio en la tabla: las ocasiones en las que arribó en

los puntos

De todo esto desprende, como primer referencia, que Manuel Urcera, junto al JP

Carrera, están un paso adelante del resto,  dominando cada ítem.

Después se encuentra un grupo  conformado por Werner, Pernía, Ortelli, Ardusso,

Mangoni, Aguirre, Ledesma, y Mazzacane hasta el momento. Aquí, es probable que se

sumen Canapino y Rossi.

Es decir, hay aproximadamente 8 contendientes que demostraron, por ahora,

efectividad, por lo que  no son muchos los sitios disponibles para la cantidad

competidores con aptitud para lograrlo

De todas maneras, todo puede cambiar debido a que hay otro aspecto que aporta aún

más dramatismo, el sistema de puntuación.

Luego reparte de a 1 punto hasta llegar al 30 y después sigue aportando unidades en

menor escala

  Establece mucha diferencia entre aquellos que llegan adelante y los que no suman.

Ahora,  los que luchan por lugares similares les resulta complicado sacar

una diferencia porque apenas hay 1 pto entre una ubicación y la siguiente.

Con todo esto, la paridad en los tiempos, la complejidad para doblegar  y escasa

diferencia que hay entre una colocación y la otra hacen que la batalla por entrar a la Copa

de Oro sea terrible. Clasificar ya es un premio.

 

 

Fernando Chiesa

Fotos: actc.org.ar