El Superbike Argentino, en este caso la categoría  mayor / MotoAR 1, me

había dejado una inquietud en materia de prestaciones / neumáticos luego de la segunda

fecha disputada en el Autódromo Oscar y Alfredo Gálvez.

La cuestión era, al ver que habían girado más rápido en carrera que en clasificación, si había

más camino por explorar, y, en caso de que lo haya, cuanto caerían los registros.

Ensayos previos en Concordia presagiaban que así sería. Un escenario que permite una

puesta a punto acorde a Buenos Aires, hay que realizar pocas variaciones de una a otra.

Con los antecedes de esos tests, el panorama comenzaba a aclararse y trataba de

visualizar un posible desarrollo. Podrá Luciano Ribodino, con la velocidad que lo caracteriza y,

tras marcar el récord del circuito entrerriano, comandar con autoridad? Y Ramiro Gandola, que

estuvo entrenando para ser más eficaz apenas largan? Nos queda mencionar a Fausto Grantón, quien

llegaba completamente recuperado de la operación del Síndrome Compartimental.

La qualy nos daba un indicio (01:36.9 para la pole del de San Francisco, Córboba), había

que esperar hasta que se apague el semáforo para ver que armas disponía cada uno.

A las fuentes me remito luego de las charlas telefónicas con cada uno de ellos.

Luciano Ribodino: Intentó establecer una diferencia pero sin cometer errores. Tal vez, el

hecho de no arriesgar más de la cuenta, pese a tener gomas nuevas, hizo que el ritmo inicial

fuera de 01:47.alto. Sabía que no tenía un “extra” para escaparse y tapaba los huecos.

Con el transcurso de los kilómetros, fue descendiendo hasta llegar al 01:47.0

Es cierto que, si bien su unidad denotaba ciertos movimientos, lo hacía en lugares

“esperables” y con normalidad. La podía llevar bien. Su motor no estaba muy contenido por la

electrónica y ofreció buena potencia desde bajas revoluciones. Lo ayudó a mantener el

liderazgo

Por lado de Ramiro Gandola, previo esta competencia hizo hincapié para alcanzar su pico

rendimiento ya desde los primeros metros.

Presionó fuerte pero sin forzar la BMW. Con una trazada distinta, un ingreso un poco

más abierto, sin trabar la moto, haciendo “redonditas” las curvas. Esperó el momento

adecuado para ir al ataque.

Ya con el 01:47.0 en la mesa y ambos dando el máximo, llegaron las oportunidades para

cada uno. Ambos tuvieron sus dificultades pero el último en sufrir una fue el chaqueño en el

frenaje previo a la “viborita”. Allí, el del Rosamonte Team retomó el control hasta la bajada de la

bandera a cuadros.

En el caso de Fausto Grantón, comenzó por ajustar algunos detalles de puesta punto para

evitar la tendencia al “wheelie” que había mostrado la ZX-10R en su última visita. Quedó

contento con el funcionamiento.

Mantuvo con buenos cronos aunque luego de la vuelta 6 aparecieron problemas con el

freno delantero (ya había surgido en una tanda anterior).

Cabe destacar que, si bien es su primera temporada, se encuentra escolta en el campeonato

a apenas 4 unidades cuando aún posee margen para progresar. Tiene que lograr esa conexión

con su Kawasaki, necesaria para poder extraer unas décimas que le faltan.

 

Gandola, que combina velocidad y regularidad, sigue al tope de la tabla de posiciones.

Antes de culminar la nota, nos queda por hablar de la Superstock 1000 donde Maxi Rocha

domina a voluntad. Con paciencia, fue a comandar la prueba.

Si hay algo que define a esta tercera cita respecto a la anterior es la palabra

evolución

 

El del Honda Gregorio Racing Team recortó 1 seg por vta. Fruto de que

aún lleva poco tiempo en la categoría, con motos de gran cilindrada, y cada vez que se sube a

la CBR da un paso adelante.

En esta ocasión le apareció un competidor, Mauro Fuca, que le ofreció resistencia

hasta que decidió conformarse con el segundo lugar. Este año había comenzado en Superbike

pero decidió mudarse a esta división. Un valioso ingreso.

Si bien ahora su ZX-10R posee electrónica de serie a diferencia de la que empleó al inicio de

este 2021, también fue más veloz gracias a que ahora es más dócil y amable de reacciones.

Facilita su tarea.

El tercer escalón del podio lo ocupó Matías Amarfil quien, comparado a Buenos Aires II

también dio un notable salto (disminuyó 26 segundos su tiempo total)

Veremos en San Juan, con el cambio de escenario, como se adapta cada uno.

 

Fernando Chiesa

Especial agradecimiento para Indio Carrasco (buscarlo así en Facebook) para ver sus trabajos