La tercera fecha del Campeonato Argentino de Superbike, que se llevó a cabo en el Oscar y

Alfredo Gálvez ofreció espectáculo en las distintas cilindradas pero,

una de las más llamativas, fue la R3 Cup donde se impuso Ezequiel Allende.

Una de las claves fue, además del nivel conductivo, que repitieron el mismo número de

circuito. Posibilitó que, aquellos que no habían conseguido enderezar el rumbo la vez anterior,

lo encuentren.

Es por ello que, ustedes saben que me gusta observar los registros de cada uno y

compararlos. Qué sale a la luz? Había 8 integrantes con potencial (no están incluidos en el

cuadro pero Lucas Silvi y Esequiel Gómez entrarían en esta lista).

 

Qué vemos acá? Obviamente, una terrible paridad. No estoy descubriendo nada ☹, ja!

Sin embargo, hay pequeños índices que corresponde con la realidad (en este caso la

carrera). Allende y Bagnarelli fueron los más veloces en materia de prestaciones puras? No

siempre, pero se mostraron muy constantes a un exigente ritmo.

Si establecemos el 02:05.0 como un parámetro de vuelta rápida, quienes fueron capaces de

quebrarlo en más oportunidades? Santamaría y Quiroga. Entonces, porqué quedaron tercero y

quinto respectivamente? Y Andrés Gandola?, que también doblegó en tres ocasiones esa

referencia. Nos queda Facundo Mora, que debutó en esta difícil división y se lució.

Algo de todo esto intentaré desmenuzar con la ayuda de cada corredor, que con buena

onda, me hablan los días posteriores. Como dije unos párrafos más arriba son detalles pero no

son cuestiones menores. Y, por otro lado, tampoco podemos acudir a la “suerte” como

argumento.

Ezequiel Allende (1ro): Su rendimiento me hizo acordar a cuando hay un partido entre dos

tenistas en donde uno hace 507 puntos (por inventar una cifra) y el otro 500. La diferencia es

mínima, sí, pero, cuáles fueron esos tantos en los que prevaleció? Los definitorios. Sólido y

sereno en su andar. Nunca una maniobra desmedida, con sobrepasos limpios y, lo más

importante, en el momento preciso.

Si bien son competencias cortas, de apenas 9 giros, tienen introducción (transitan todos

juntos/apretados al inicio) – nudo (cuando se ordena la fila entre la vuelta 4 y 7 todos dan lo

mejor sí) – y un desenlace (2 últimos pasos por línea de meta a “matar o morir”) donde no se

sabe quién ganará hasta los  metros.

Llegar bien ubicado a esa instancia es fundamental y el campeón de la 250cm3 lo

hizo a la perfección. Se encontró con la victoria? Sus oponentes saben que es muy fuerte en

ese sector y llevan la R3 al límite para evitar ser superados en el ingreso a la horquilla (con el

riesgo de “irse laaaargo”).

Hay que tener en cuenta que en la R3 Cup las motos descienden el tobogán a cerca de 140

km/h y empiezan a frenar 30 mts aprox previos al vértice. A diferencia de las

motos mayor cubicaje, comienzan detenerse muy sobre la curva. Ya con frenos gastados,

demorar la acción 1 metro, significa pasarse

Por último, se lo ve muy seguro mentalmente con mucho aplomo, haciendo una lectura

correcta la situación “en vivo”. Es más, daría la sensación que le sobraba tiempo . Me dio la

impresión que sabía que estaba peleando el puesto con rivales que estaban más alejados en la

tabla.

Lelli Bagnarelli (2do): Vamos a puntuar su perfomance en 9,5 pts. Con una clasificación no tan

buena (tenía para mucho más. Su unidad no iba tan fuerte en lo derecho pero tenía un gran

chasis. El pelotón se distanciaba en recta y quedaba “taponado” en la curva).

Pese a ello, comentaba por teléfono después, pareciera que lo benefició porque, en lugar de

ir con “el cuchillo entre los dientes” desde el arranque, tuvo paciencia/calma para

progresar. Con claridad para encontrar tiempo donde todo se desarrolla de manera

frenética.

Su efectivo paso por lo sinuoso le permitía rodar con otros radios, sin trabar la moto. Tanto

en “La Confitería” como en el curvón daba la sensación (por lo sereno) de que estaba

circulando “en tercera persona” como si fuese un testigo (observando unos metros

alejado la acción). Tuvo posibilidad de adelantar pero prefirió esperar.

Todas las vueltas entraba a la horquilla bien abierto y frenando con la moto

derecha) pero, en el final, quiso cubrirse de un posible ataque, fue más al interno con la

Yamaha inclinada y, ayudita de un desnivel mediante, se pasó un poco.

Una segunda colocación de un inmenso valor, más si tenemos en cuenta los

antecedentes con los que llegaba (dos caídas). Acá hay un par de méritos destacables, el

primero es reconocer que estaba “desenfocado”, y el segundo es, además de trabajar en ello,

reponerse con una actuación semejante en una categoría tan reñida. No es fácil para un piloto

volver de golpes y menos cuando uno detecta que es la causa.

Nahuel Santamaría (3ro): En materia de velocidad pura, para resaltar. El único capaz de bajar

el 02:05.0 en cuatro ocasiones. Estuvo en la discusión de “la mesa chica” por el triunfo hasta

cuatro variantes previas a la bajada de la bandera a cuadros. Considero que tanto Bagnarelli

como Allende eran muy potentes desde la curva del ombú en adelante. Tal vez no tuvo opción

ya que el de Rafaela hizo una pequeña luz en ese instante y tener al nro 38 a la espalda previo

al tobogán tampoco es una situación cómoda.

Andrés Gandola (4to): Le cuesta en lo derecho y lo penaliza. Quedó atascado con Mora.

Regalaba mucho terreno que debía recuperar en la parte lenta. Gracias su experiencia ganó

Dos ubicaciones en el cierre, que le permiten mantenerse escolta en el certamen.

Mauricio Quiroga (5to): El otro velocista de la tarde. En la qualy tuvo una complicación similar

a Leli, partió un poco retrasado, y arribó al conjunto que comandaba el evento más tarde.

Pudo meter dos buenas vueltas (aprovechando succión y líneas limpias) entre 02:04:4 y

02:04.6. A la hora de la definición, en el ingreso del tobogán, perdió la trazada ideal al

esperar el paso de Bagnarelli por el interno, que desembocó a un posterior despiste.  Merece

recalcar su desempeño.

Facundo Mora (6to): En parcial 1 (que es casi el 50% del total del crono) fue, en promedio, 0,3

décimas más veloz que el resto. Le cayó muy bien el frenaje e ingreso de la curva 1 y la

posterior salida. Luego, en la parte trabada y con peor estado del asfalto, debía trabajar más

con la moto, estaba incómodo. Es por ello que su ritmo estuvo 0,2 seg por encima del

Los 64,4, 65,0 etc leánse como 02:04.4, 02:05.0 y así

vencedor. A prestarle atención para el futuro con sus 16 años.

Dejo los cuadros de siempre pero es cierto que en estos casos, donde todos están tan

parejos, entran en acción otras cuestiones. A mí gusto, las más entretenidas.

Los 64,4, 65,0 leánse como 02:04.4, 02:05.0, etc

Me quedé con las ganas de ver a Esequiel Gómez y a Lucas Sivi luchando junto a ellos. La

tabla de posiciones es un fiel reflejo de lo que sucede los domingos. Ezequiel Allende combina

velocidad y regularidad. Está obligado a seguir el mismo camino ya que un error en este

acotado torneo cuesta caro.

Fernando Chiesa

Muchísimas gracias «Indio» Carrasco (buscarlo como Indio Carrasco en Facebook) por permitirme usar tus fotos